jueves, 27 de diciembre de 2012

Cosillas varias

Hola mis lectores, escribo esto para informaros un poco sobre el futuro del blog.
Para empezar, aunque creo que no me lee nadie, voy a seguir escribiendo, pero la verdad es que eso me desanima un poco, otra cosa es que la primera historia que publiqué,y que sigue sin titulo :S pues va a resultar ser más larga de lo que yo esperaba porque se me ocurrieron cosillas...
Y por ultimo, decir que seguiré publicando los "textos filosóficos , porque entre otras cosas me desahoga escribirlos  nada más lectores hasta otro capitulo :)

Capítulo 1 de la primera historia :)

Hola mis lectores, hoy por fin voy a publicar el primer capítulo de una de mis pequeñas historias, a ver que tal me sale :)
Aunque estemos en vacaciones la verdad es que tengo bastantes cosas que hacer, pero sacaré tiempo eso os lo aseguro, por cierto esta historia todavía no tiene titulo y no se me ocurre ninguno bueno así que se aceptan sugerencias ;) os dejo con el capítulo.


Todo empezó cuando mi madre me dijo que este nuevo curso me apuntaría a clases de matemáticas, en ese preciso instante en el que yo intente disuadirla, fracasando.

El día que llegué a la academia, era octubre y como era el primero me dedique a examinar atentamente a las personas que allí se encontraban.
Empezando por el profesor, Eduardo, un hombre de unos cincuenta y tantos años de aspecto normal y con un aparente sentido del humor.
Luego estaban los demás alumnos, incluyéndome a mi eramos cuatro, empecé por la parte de la clase que me quedaba más cerca y me encontré con un chico llamado Carlos, por su aspecto se intuía que era de algún país asiático aunque sinceramente no sabía de cual y nunca se lo pregunté porque según Isabel era adoptado.
A su lado había otro chico, cuyo nombre era Lucas, pero cuando fui a mirar en su dirección, me encontré con unos ojos castaños clavados en mi cabeza. Incomodada miré hacia el ultimo lugar de la clase que todavía no había inspeccionado, y me encontré con una chica, la ultima que cerraba nuestra clase de matemáticas llamada Isabel, tenia una apariencia común, de alta estatura y pelo largo, una vez que ya había terminado con Isabel volví de nuevo la cabeza hacia Lucas, pero el seguía teniendo sus castaños ojos clavados en mí fuertemente, ante un toque en el brazo de Isabel me gire hacia ella y escuché con atención sus palabras.
-¿Te has dado cuenta de que ese del pelo oscuro no para de mirarte?
Ante un ligero encogimiento de hombros por mi parte la conversación se dio por acabada y por ultima vez giré la cabeza hacia Lucas y esta vez sorprendida pude observarlo mejor dado que no tenía sus bonitos ojos castaños clavados en mi, era un chico de estatura media, pelo castaño al igual que sus ojos  y piel blanca.
Después de aquel examen a cada miembro de aquella sala, pude formular en mi cabeza una primera impresión, y lo único que me resultaba extraño era el comportamiento de Lucas y sus castaños ojos mirando en mi dirección.
Hay quien dice que no hay ojos más bonitos que los azules, pues que queréis que os diga pero siento discrepar.