martes, 1 de enero de 2013

Capítulo 3 Nuevo obstáculo

Hola mis lectores, ya me he acostumbrado a llamaros así en las presentaciones ^^ ,bueno pues hoy para celebrar este nuevo año el 2013 os traigo el tercer capitulo de la historia sin nombre (si al final la acabaré llamando así, me va a pasar como con los textos jaja).
Pues nada más espero que os guste.

En mi cabeza, las ideas no se conseguían aclarar, después de unas cuantas conversaciones banales no sabía si debería intentar sacar otro tema de conversación como un poco más profundo o dejar que las cosas siguieran su curso, pero en realidad a mi eso de que las cosas sigan su curso siempre me ha parecido una completa estupidez.
Con esta lucha interna entre razón y corazón fui al día siguiente a la academia pero para mi tristeza ese día Lucas no había ido a clase, mientras intentaba ocultar mi decepción Isabel se sentó en el sitio vació que siempre había a mi lado y me dio algo de conversación, después de una cuantas frases sobre lo cutre que le parecían las instalaciones de la academia, que en mi opinión eran de niña pija y mimada  dijo algo que si merecía mi completa atención:
-¿Sabes? Me he dado cuenta de como te mira Lucas.
En ese preciso instante un sentimiento de horror se apodero de mi, nunca me gustó que la gente supiera cuales eran los chicos que me gustaban, además de que esa frase estaba pronunciada con una especie de amargor al final parecía dar a entender que a Isabel también le gustaba Lucas, a pesar del estado de confusión en el que me encontraba conseguí articular una contestación, con un tono que al igual que el suyo contenía un ligero aunque perceptible toque de superioridad.
-Yo aquí vengo a estudiar no a fijarme en tonterías como si tuviera 5 años-Respondí con toda la mala leche que pude.
Eduardo interrumpió nuestra extraña contestación diciendo que nos pusiéramos a trabajar y mandando a Isabel a su sitio de siempre, lo cual me reconforto bastante.
A la salida Isabel me esperaba, sabia que mi respuesta le había sentado mal esa había sido mi intención, pero aún así me sorprendió bastante lo que me dijo ese día a la salida:
-Soy una persona que siempre consigue lo que quiere, y en este momento lo que quiero es a Lucas así que deja de entrometerte porque es mio y tarde o temprano conseguiré ser yo el centro de sus miradas para que te enteres.
La ultima palabra la pronunció cuando ella había emprendido su camino a casa, mientras yo quieta, notaba como poco a poco me iba haciendo pequeña, me daba cuenta de que para nada me iba a servir dejar a las cosas seguir su curso, porque acababa de aparecer un nuevo impedimento, Isabel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vuestros comentarios me ayudaran a mejorar, y me animaran a publicar cuando no me apetezca o este triste, vuestra opinión me importa mucho :)
Eso si siempre comentando con respeto y sin insultos.