viernes, 15 de febrero de 2013

Capítulo 12: Ruido, Segunda parte

Me despido de vosotros hasta el 2 de marzo, eso como mínimo, veréis a partir del próximo lunes empiezan otra vez los exámenes para mi y como comprenderéis no voy a poder publicar, se me acaban el 1 de marzo que casualmente es viernes, pero no tengo tiempo material para escribir  así que con un poco de suerte publicaré ese sábado, tenía pensado publicar el próximo viernes, pero en principio tengo un compromiso, por llamarlo de alguna forma, así que espero que os guste el de hoy, el final creo que me quedó algo raro, pero no sabía donde cortar el capítulo, por cierto este capítulo está contado por Teresa y Lucas, bueno no me enrollo más y como siempre espero que os guste y que comentéis :)


Parte de Teresa
No recuerdo cuanto tiempo estuve caminando, pero en un momento las piernas me cedieron y acabé en un banco de la calle llorando, no sabía lo que tenía que hacer ¿ enseñárselo a las chicas? ¿Volver a llamar? ¿Ir a la policía? Demasiadas preguntas sin respuesta, ¿y si finalmente todo aquello fuera una broma?
Realmente no lo creía pero con esta cara no podría irme a casa a pensar porque mi madre me atacaría a preguntas, finalmente decidí llamar a las chicas y acabamos todas en casa de Sandra escuchando la grabación, cuando llegó a su fin Alicia empezó a ponerse pálida como un muerto aunque ella insistía en que estaba bien, pero no engañaba a nadie.
Tras unos minutos en silencio, Laura lo rompió diciendo que teníamos que ir a la policía inmediatamente.
Parte de Lucas
Una sensación de agobio empezó de inmediato, no sabía donde estaba ni quien me había traído aquí y mucho menos porque. Todavía estaba algo mareado, quien quiera que fuera la persona que me golpeó sabía lo que estaba haciendo.
De pronto un pensamiento me vino a la cabeza, Alicia.
No he ido a la cita ni le había dado una explicación, así que seguramente esté enfadada y piense que la he traicionado, intento mandar un mensaje pero no hay cobertura por lo que deduzco que estoy bajo tierra, derrepente me móvil empieza a sonar, no reconozco el número pero lo cojo sin dudarlo y nada más pedir ayuda aquella mujer aparece y empieza a gritarme, me golpea y me tira contra una cajas no sin antes apropiarse de mi teléfono. Cuando me levanto estoy dolorido y me derrumbo en el suelo sin evitar llorar hasta que me quedo dormido, pero me despierto de golpe cuando un hombre me tira un cubo con agua fría dentro por encima empapándome al instante.Veo a la mujer acercarse y creo que es el momento de preguntarle cual es el motivo por el que estoy aquí.
Parte de Teresa
Las cuatro nos dirigimos a la comisaria que está a media hora de la casa de Sandra, como es tarde tenemos que ir andando, si mis padres se enteraran de esto me matarían, pero ellos piensan que estamos todas durmiendo en casa de Sandra, lo que es una verdad a medias porque además ella está sola en casa. Caminamos en silencio, no tenemos nada que contar en este momento y finalmente llegamos a la comisaría, donde al ser las once y media de la noche no hay ni un alma, esperamos y finalmente llega una mujer y cuando le acabamos de contar la historia nos mira con cara de incredulidad
Parte de Lucas
-Esto no es un hotel, no va a poder dormir a tu gusto-Suelta la mujer con rudeza.
-¿Por qué estoy aquí? ¿Quién es usted?-Digo con miedo a que otro cubo me empape.
-Mi nombre es Sara y mi obligación es mantenerte aquí hasta que la 2ª fase del plan del jefe se realice por completo,para empezar carga esas piedras de allí, para que los chicos puedan descansar, vamos a aprovechar que estamos en una cantera-Se aleja riéndose  y yo empiezo a temer por mi vida, pero lo de la cantera me ha dado una pista, creo que se donde estoy, en la zona en la zona antigua de la cuidad hay edificios y casa antiguas, además de la cantera abandonada, que es justo donde creo que estoy, lo realmente malo es que está cerrada.........Por riesgo de derrumbe.
Parte de Teresa
La agente Torres ha escuchado la grabación unas tres veces con mucho detenimiento, y pudo comprobar que los padres de Lucas habían llamado hace una media hora, porque no había vuelto a casa, después de quedarse con la grabación agradecernos nuestra colaboración nos mandó a casa a descansar y prometió mantenernos informadas,pero la cosa era clara, según la agente era un secuestro en toda regla, pero no se sabía donde estaba ni quien era el responsable.
Una vez que estamos en casa de Sandra, intentamos animar algo a Alicia que llevaba pensativa desde que habíamos salido de la comisaría, sabíamos que le estaba dando vueltas a algo, así que Sandra tomó la iniciativa.
-Alicia, ¿A que le estás dando vueltas? ¿Te has acordado de algo importante?-Dijo ella preocupada.
-Me estaba acordando de que cuando tenía siete años mi familia iba a veces de excursión a la zona vieja, a mi hermano y a mi nos encantaba jugar entre los edificios y casas abandonados y destruidos, pero nuestro lugar favorito son ninguna duda era la vieja cantera, y también el de nuestro padre.


Y aquí lo dejo, por cierto ya hemos superado las 2000 visitas, se que es poco pero para mi es muy importante, porque este blog no sería nada sin vosotros lectores, hasta el 2 de marzo :)

viernes, 8 de febrero de 2013

Capítulo 12: Ruido, Primera parte

Hola lectores, debería de haber publicado este capítulo el miércoles pero a una persona (yo) se le olvido que tenía examen de biología la semana que viene, pero aquí estoy de nuevo con el capítulo 12 y la esperada, o igual no tanto cita, ¿ Irán bien las cosas? ¿A donde llevará Lucas a Alicia? Pues bien todas estas preguntas y muchas más que os estaréis formulando se resolverán a continuación, y como siempre espero que el capítulo os guste y que comentéis :)


La semana pasó más rápido de lo que a mi me hubiera gustado y casi sin darme cuenta el timbre del instituto tocó el final de las clases a las 14:30, momento a partir del cual empezaba mi extraña pesadilla aunque no me parecía correcto llamarlo así porque en realidad se trataba de una cita con el chico que me gustaba. Después de comer me fui a mi habitación a arreglarme, me cambié de ropa y me puse un jersey azul, unos vaqueros y unas botas marrones, respecto al maquillaje decidí pintarme solo los ojos para resaltar su color verde, y con el peinada no me compliqué mucho y me lo dejé suelto como habitualmente, realmente no me había arreglado mucho pero como no sabía donde iba, eran las cinco de la tarde y estábamos a mediados de enero no me iba a plantar un vestido y tacones, finalmente cogí un bolso y cuando me dirigía a la puerta mi hermano David me paró para preguntarme a donde iba, al ver mi cara se empezó a reír y me dijo que no hiciera cosas raras, mi hermano es capaz de soltar cosas así para luego irse tan tranquilo.
Iba tan metida en mis pensamientos que no me había dado cuenta de que estaba en el lugar donde habíamos quedado, Lucas todavía no estaba así que me senté en un banco a esperar.
Cinco y cinco, cinco y diez, cinco y cuarto... La cosa empezaba a pintar mal y lo que estaba empezando a estar mal era yo, me había emocionado demasiado rápido y ahora llegaba la caída  como si me acabara de tirar de un sexto piso y fuera cayendo lenta y dolorosamente.Con el tiempo había aprendido que no todas las personas se merecen que llores por ellas y en este caso no tenía pensado hacerlo, por una milésima de segundo me planteé llamarlo por si le hubiera pasado algo, pero a quien en realidad llamé fue a Teresa que apareció a mi lado en menos de cinco minutos.
Entramos en una cafetería cercana porque hacía un frío horrible y nos pedimos un chocolate caliente, mientras esperábamos reinaba el silencio, hasta que Teresa lo rompió.
-Creo que deberías llamarlo, no sabes lo que ha podido pasar, igual te estas enfadando sin motivo.
-No pienso llamarlo, si le pasó algo lo normal sería avisar además ya estoy acostumbrada a estas cosas-Contesté sin mucho interés.
Seguimos en silencio hasta que le dije que iba al baño, al entrar me apoyé en el lavabo y una lágrima silenciosa me cayó por la mejilla, me miré en el espejo y me prometí que nunca más me iba a ilusionar rápido ni me iba a dejar llevar por mis sentimientos con facilidad, aún así estuve un buen rato en el baño porque no me apetecía salir hasta que me acorde del chocolate y eso de animó a irme del baño.
Parte de Teresa
Alicia se iba al baño, era mi oportunidad, la historia en general me olía mal y parecía muy rara, conocía Lucas desde niño pero con el tiempo nos habíamos distanciado y habíamos perdido el contacto. Una vez que la puerta del baño se tragó a Alicia, cogí su bolso y saqué su móvil esperando que no estuviera bloqueado, cogí el mio de mi pantalón y por suerte pude acceder al menú del de Alicia, fuí a los contactos y copié el número de Lucas de su móvil al mio, lo coloqué todo en su sitió y nada más sentarme de nuevo apareció a mi lado el camarero y a continuación Alicia.
Parte de Alicia
Muchas veces el silencio es algo fantástico  te hace poder pensar con claridad y desconectar, ahora era una de esas veces, no necesitaba hablar con Teresa sabía que estaba ahí y con el silencio me estaba calmando y tranquilizando algo que no podía hacer con ruido.
Cuando acabamos de merendar nos despedimos con un abrazo y Teresa prometió llamarme mañana para una "quedada general" lo que incluía a Sandra y a Laura también, pero una vez que nos despedimos en lugar de irme a mi casa me dediqué a dar una vuelta y cuando encontré un banco me senté hasta que en mi reloj vi que eran las ocho de la tarde, como estaba cerca de mi casa empecé a ponerme mi sonrisa de siempre porque no tenía porque hacer que mi familia se sintiera mal por una especie de desamor adolescente.
Parte de Teresa
Cuando Alicia desapareció de mi campo de visión cogí el móvil y marqué el número de Lucas porque tenía un mal presentimiento, presentimiento de que algo horrible estaba sucediendo en estos momentos y me estaba empezando a poner muy nerviosa. Las manos me temblaban y casi no soy capaz de marcar el número.
-¿Quién es? ¿Me oyes? Seas quien seas necesito ayuda estoy en la calle....- Un ruido horrible como una especie de desgarro cortó el susurro de voz con el que me hablaba Lucas, de pronto escuche una voz femenina y me aseguré de que estaba gravando la conversación, en un principio lo había hecho por si me servía de prueba para Alicia pero ahora me podía ser muy útil.
-¿Qué te crees que haces? ¿Pensabas engañarme? Pues mira...-La risa de esa mujer se vió interrumpida por un golpe y un ruido metálico, como una caja de tornillos al caer al suelo después de eso la llamada se cortó y sabía que no serviría de nada volver a llamar, pero la conversación me había metido el miedo en el cuerpo y estaba temblando, además no tenía ni idea de lo que tenía que hacer.
Parte de Lucas
La semana me pasó exageradamente lenta, pero finalmente llegó el viernes cuando llegué a casa del instituto me encontré a mi hermano cocinando como todos los días, pero con la excepción de que nuestra comida ya estaba hecha y lo que estaba cocinando era la merienda que tenía preparada para nuestro picnic  aunque lo normal hubiera sido que la hiciera yo lo cierto es que no tengo ni idea de cocinar y a el se le da muy bien así que me hizo ese favor, cuando acabó le ayudé a meterlo todo en una cesta y me fuí a cambiar de ropa, me puse una sudadera gris, unos vaqueros y los playeros que tenía antes, me senté en el sofá a esperar y a las cuatro y media salí de casa con cesta en mano y muchas ganas de sorprender a Alicia.
Cuando iba por la acera con la mente en mis pensamientos sentí un golpe en el hombro, me giré y recibí un golpe en la cabeza, lo siguiente que recuerdo es un ruido terrible y a una mujer comiéndose la comida que mi hermano había preparado cuando me despejé un poco pasé a darme cuenta de que estaba en una especie de cueva subterránea  pero no tenía idea de que hacía allí ni de como había llegado.

domingo, 3 de febrero de 2013

Cosas varias y capítulo 11:Momentos de instituto

Hola lectores!! Si, lo se, tengo el blog muy abandonado y tendría que haber publicado hace siglos, pero es lo que tienen los exámenes, pero para vuestra alegría (y la mía) , se acabaron por unas largas dos semanas, lo que significa que podré dedicarle más tiempo a mi abandonado blog.
La verdad es que nunca pensé que iba a acabar escribiendo una historia con tanto contenido romántico  porque tampoco quiero que el tema se haga cansino, por eso tengo que meterle algo de acción como sea, no va a ser esto la vida feliz de Alicia...
Bueno sobra decir que este capítulo me ha costado mucho escribirlo,este bloqueo se debe principalmente al estrés de los exámenes  y a unos ciertos asuntos que conseguían que no me concentrara para escribir, de hecho es el séptimo intento de este capítulo, y que en el sexto intento maté a Alicia ejem ejem, tranquilidad que demomento no tengo pensado matar a nadie, pero nunca se sabe lo que puede pasa... 
Este capítulo vuelve a estar narrado desde el punto de vista de Alicia, pero en otros igual voy alternando y creo que este no me quedó muy largo pero no sabía que más poner...
Como esta semana voy a poder dedicarle mas tiempo al blog he decidido dejar la cita para el siguiente, que publicaré antes del viernes para que veáis que no me olvido de vosotros, y después de este enorme rollo aquí va el capitulo 11, que como siempre espero que os guste y que comentéis :)

Cuando el despertador sonó al día siguiente me di cuenta de que tenía los ojos hinchados, lo que quería decir que una vez más había llorado en sueños.Era algo habitual, a decir verdad nunca recordaba lo que había soñado y durante un tiempo llegué a pensar que era la única forma que tenía de llorar pero hacía mucho tiempo que no me pasaba, supongo que por la ajetreada tarde de ayer con visitas desagradables incluidas.
El ruido de mi móvil me sacó de mis pensamientos  y significaba que Laura ya estaba abajo esperando a que bajara para ir a clase así que cogí mi mochila y salí de casa.
-Hola Alicia, hoy no tienes buena cara podrías haberte maquillado un poco ¿no crees?-Dijo desagradable
-Vaya, mira quien no ha dormido bien-En ese momento las dos no echamos a reír, así era nuestra amistad, nos pasábamos el día soltándonos pullas pero nos queríamos exageradamente y sabíamos que siempre estábamos la una para la otra.
-Por cierto Alicia, Sandra estaba muy emocionada ayer y nos dijo que en el recreo nos tenía que contar algo muy importante pero conociéndola  algo importante para ella puede ser que se haya comprado una camiseta-Dice entre risas.
Finalmente llegamos al instituto y después de las tres horribles primeras horas llego el recreo, así que Laura y yo que estamos en la misma clase salimos en busca de las demás y nos encontramos con Teresa que esta en otra clase, y nada más llegar junto a ella vemos a Sandra corriendo cargada como siempre de carpetas con hojas asomando por todas partes.
-Hola chicas-Dice mientras recupera el aire.
¿Y bien? ¿Que es eso tan importante que nos tenias que contar?-Dice Laura intrigada
-¿Han puesto rebajas en tu tienda favorita y te has comprado todo lo que había?-Dice Teresa entre risas.
-Pues no listas, veréis el otro día iba por la calle y de repente un chico empezó a correr hacia mi, y cuando lo vi más de cerca me dí cuenta de que había ido conmigo al colegio y de que se llamaba Carlos, empezamos a hablar de todo un poco y me dijo que iba a una academia a clases de matemáticas y que una chica que iba con el allí y que también estaba en su clase del instituto le gustaba, empezó a describirla, que si era rubia, que si era alta, que si se llamaba Isabel.
Demasiadas cosas que cuadraban juntas, el Carlos del que hablaba Sandra no era otro que el que iba conmigo a la academia, y acababa de descubrir que le gustaba Isabel.
-Si Alicia, son los que van contigo a clases de mates por las tardes, al final acabaste saliendo en la conversación, bueno tu y ese novio raro que tienes porque me dijo que a Isabel le gustaba Lucas. Total que al final me dio tanta pena que le dije que viniera a la salida para que hablara contigo y le ayudaras a gustarle a la Isabel esa-Y después de decir todo eso y de meterme en un jardín se quedó con una sonrisa de no haber roto nunca un plato.
-¿Te das cuenta de que a lo tonto has metido a Alicia en una historia que ni le va ni le viene?-Soltó Teresa.
El timbre cortó nuestra conversación, pero la parte buena era que si conseguía que esos dos se juntarán Isabel dejaría de coquetear cutremente con Lucas.
Al final llegaron las dos y media y nos fuimos para casa, al salir allí estaba Carlos, obediente, sentado en un banco esperándonos. Tras unos cordiales saludos comenzó a contarnos una parte de la historia que Sandra había omitido, al final resultaba que hacia un año Isabel le había pedido salir a Carlos, pero este le había dicho que no porque le daba vergüenza, pero cuando ahora la veía tontear era cuando quería salir con ella más que nunca, vamos lo que viene siendo el argumento de una telenovela rara que echan por las tardes en alguna cadena que no tiene otra cosa que poner.
Finalmente le dije que actuara según las consecuencias y le pidiera salir si era lo que quería pero desinvolucrandome totalmente, así que después de eso me fui a casa con Teresa como hacía todos lo días.
Después de calentar la comida y de comer con mi hermana Alba como todos lo días me senté a ver la tele hasta las cuatro, hora a la que llegaba mi hermano y a la que yo me tenía que ir a la academia.
Cuando llegué me encontré a Isabel hablando con Lucas algo que no podía evitar ponerme enferma y vi de reojo que Carlos me estaba mirando suplicante, entonces derrepente vi como Lucas apartaba a Isabel suavemente para decirle algo que me dejó con la boca abierta.
-Mira Isabel, eres maja y todo pero no me gustas y a mi me gusta Alicia, así que vete con Carlos que lleva una semana intentando pedirte salir.
Todo fue muy raro y nadie habló en toda la hora, cuando llegó el momento de marcharse cada uno se fue por su propio lado.
Pero lo raro del día no acababa ahí, lo supe antes de oír el ruido y de oler su colonia barata, ante mi estaba la asquerosa que me había amargado el colegio, no pude evitar reírme al verla bajarse de la moto con unas pintas de choni a más no poder y recordar las palabras que me decía mi hermano cuando lloraba en casa de que el tiempo pone a cada uno en su lugar. Por desgracia o por suerte me vio y se acercó corriendo hacia mi, y como llevaba unos tacones de por lo menos diez centímetros casi se cae de morros ante mis pies.
-Alicia, cuanto tiempo sin verte desde que acabamos el colegio, vaya estas estupenda tu siempre has sido tan guapa-Eso ultimo no lo dijo como cumplido ya que para insultarme en lugar de llamarme fea me llamaba guapa para reírse de mi pero era algo que ya tenia superado, y viendo el espantapájaros que tenia delante como para no hacerlo.
-Cristina,  llevo toda la ESO y este curso muy feliz de no ver tu horrible cara de bruja, si me disculpas tengo prisa pero si llego tarde siempre me puedes prestar su escoba-Me sentía muy bien después de haberle soltado algo, cuando se metían conmigo siempre me quedaba callada intentando que  mi indiferencia los echara para atrás pero no lo hizo, sin embargo aquellos años aprendí a pasar de la gente algo de lo que me sentía orgullosa, y ahora mismo no había sabido que contestar y se había quedado a la altura de mis zapatos.
En el fondo había sido un día raro y bastante de locos,  era uno menos que quedaba para la cita del viernes, lo que me ponía cada vez más nerviosa.

Tengo que decir que el capítulo sigue sin convencerme, pero tenía que escribir uno como enlace para el siguiente y de lo que escribí fue lo que mejor me quedó, aprovecho para dedicarle el capítulo a mi amiga Lorena porque el miércoles fue su cumpleaños, aunque se que no me vas a comentar ya lo tengo asumido ;)
Y también aprovecho para darle las gracias a Clara Odair por haberme recomendado en su fantástico blog Sigo apostando por tí nada más lectores nos vemos en el capítulo 12 :)