viernes, 5 de abril de 2013

Capítulo 17: El secreto de Sandra

¡Hola lectores! Siento mucho publicar tan tarde, mis intenciones eran muy distintas porque yo tenía pensado publicar este capítulo el martes como sorpresa de vacaciones y hoy publicar el decisivo, la bomba, en el que todo se sabrá hoy.
Pero este capítulo es muy especial para mi, al final descubriréis porque, ademas para mi fue muy emotivo y terminé llorando, no estaba segura de por donde tirar y escogí la opción difícil en la que aparece algo que seguro que os extraña pero que escribirlo fue muy importante para mi porque me demostró muchas cosas.
Es el capítulo que más veces revisé, repasé, corregí y a pesar de eso no me gusta del todo, creo que eso dice muchas cosas.
Después del texto que hay al final de capítulo puse una foto de mi "obra maestra" que va dedicada a Crispi pero con la que seguro que todos vosotros os reís.
Bueno después de toda esta parrafada espero que os guste el capítulo, que no os caigáis de culo, que no lloréis  que no me matéis y que como siempre comentéis ;)


Parte de Alicia
Intranquila, en este momento esa es la palabra que me describe, vuelvo a mirar el reloj y veo que son las dos de la madrugada y cansada de dar vueltas en la cama decido levantarme.Voy a la cocina y me acerco a la terraza, las calles están desiertas a estas horas por lo que decido volver a mi habitación a dormir, o por lo menos intentarlo pero una vez allí le echo una mirada al móvil y veo como su pantalla se ilumina, se trata de otro mensaje de Sandra en el que dice que mañana necesita que quedemos las cuatro porque tiene algo muy importante que contarnos, no se muy bien que le pasa pero la verdad es que lleva un par de semanas bastante rara pero supongo que ya lo averiguaré.
El sueño empieza a invadir mi mente pero en lugar de que Lucas aparezca en ella  como cada noche, me doy cuenta de un pequeño detalle. El otro día en el parque Javier me miró a los ojos y aunque en ese momento no me fijé bien es ahora a las puertas del sueño cuando esa mirada cobra fuerza porque estoy segura de haberla visto antes, en... Lucas.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
-Bien Sandra ya estamos todas, ¿Que es lo que te ocurre?-Dice Laura interrumpiendo un largo silencio.
-Venga Sandra seguro que no es tan malo-Sigue Teresa animándola.
-Ya verás como te sientes mejor al contarlo-Termino yo.
 Parte de Sandra
Tengo que soltarlo ya, ellas están impacientes y he dado el paso de traerlas hasta aquí por lo que no hay vuelta atrás.
No es algo de lo que me guste hablar,de hecho solo unas pocas personas lo saben, pero es el momento de que eso se acabe.
-Bueno, para empezar no quiero interrupciones, ya haréis los comentarios oportunos si proceden cuando acabe de contaros esto y por si no os habéis dado cuenta es muy importante y no es ninguna broma.
Llevo contándoos mentiras desde los once años, esos viajes familiares, esas mañanas de compras, esos días en los que piraba, nunca han existido.Todo fueron mentiras que me inventé para ocultaros la verdad, quien sabe si fue por miedo, vergüenza o cualquier otro motivo, pero seis años después vais a saber la verdad.
Todas esas veces estaba en un lugar mucho menos agradable, estaba en el hospital.
Tengo una enfermedad, pero antes de seguir quiero dejar claro que no me estoy muriendo ni me voy a morir, simplemente quería acabar con las mentiras, porque siempre es algo que he llevado escondido como si fuera algo malo, algo de lo que avergonzarse o que fuera necesario ocultar. En parte lo hacia para que la gente no me tratara con falsa compasión, cosa que no soportaría porque a la gente es necesario gustarle de verdad por como eres, no porque les des pena aunque en el fondo se que vosotras no haréis 
Mi enfermedad se llama esclerosis tuberosa y  os agradecería que no la buscaseis en internet principalmente  porque se centra en las personas que tienen un caso grave y yo por suerte no formo parte de ese grupo.
No entraré en detalles médicos sobre los síntomas y espero que no me preguntéis  pero como bien  podéis ver no tengo un aspecto diferente a cualquiera de vosotras, como mi antiguo neurocirujano dijo una vez, lo que me pasa es que tengo el lado izquierdo del cerebro irritado y mientras eso siga así soy exactamente igual al resto, las únicas diferencia son que los médicos me realizan un seguimiento mediante pruebas como resonancias, análisis de sangre, electroencefalogramas o consultas, que tengo que tomar una medicación para controlarla y poco más porque puedo hacer lo mismo que vosotras, bueno excepto una cosa, tengo totalmente prohibido el consumo de alcohol.
No suelo pensar mucho en que lo cierto es que tengo una enfermedad porque no me siento distinta al resto, pero de vez en cuando pensaba en que en el fondo tenia suerte y que no es necesario que me sienta mal por tener que ocultárselo a la gente-Yo había dado mi discurso por terminado, y en el momento en que paré de hablar me dí cuenta de que las cuatro estábamos llorando y finalmente nos dimos un fuerte abrazo.
Parte de Javier
Alicia se retrasaba, igual no podía venir, pero de todas formas tenía pensado quedarme aquí la media hora para tener tiempo para pensar en las acciones que debía llevar acabo en unos días.
Cada vez aborrecía más a Lucas, cada vez que lo miraba sentía una fuerte envidia corriendo por todo mi torrente sanguíneo que me hacía pensar si de verdad estaba haciendo lo correcto ¿De verdad  Lucas debía vivir? ¿Que ocurriría si en lugar de intentar salvar al máximo número de personas lo dejaba morir junto con El Jefe? ¿Como podía gustarme tanto la hija de mi peor enemigo?
Por suerte aún me quedaba algo de cordura en la mente y sabía perfectamente que eso estaba mal, aunque por otra parte me doliera enormemente que los deseos de mi roto corazón no se fueran a cumplir nunca por culpa de una serie de acontecimientos que en realidad no estaba en mi mano cambiar.
Decidí alejar todos esos pensamientos y centrarme en lo importante, que era prepararme para el acontecimiento que cambiaría mi vida, la muerte de El Jefe.
Parte de Alicia
Sandra nos había contado su secreto, el cual llevaba guardando en su interior durante varios años y lo cierto es que me sentía profundamente orgullosa de ella y de su valentía.Esto me hacía ver que yo en ocasiones soy algo egoísta al preocuparme solo por mis pequeños problemas sin pararme a pensar en si los demás lo están  pasando mal o les ocurren cosas más graves que a mi.
Sandra siempre había estado ahí, cuando alguna tenía un problema siempre nos apoyaba, y al final resultaba que era ella la que lo tenía, y ahora más que nunca se merecía nuestro apoyo, por tantas veces que nosotras revivimos el suyo.
Una chispa se enciende en mi cabeza y me acuerdo de que hoy como todos lo días había quedado con Javier, así que como son las cinco y diez les prometo que cuando se valla volveré para que las cuatro podamos hablar con tranquilidad. Lo veo sentado en un banco así que hago lo mismo y al verme sonríe  pero su sonrisa se borra cuando me mira a la cara.
-¿Que te ocurre Alicia? ¿A que vienen esas lágrimas?-Dice en tono preocupado, aunque lo cierto es que no me acordaba de que estaba llorando debido a la emotividad de la situación.
-Oh, tranquilo no pasa nada, una amiga nos a contado algo especial y me he emocionado-Respondo sin dar más detalles.
-El otro día me preguntabas acerca de mis motivos, el porque de las acciones que voy a llevar a cabo ¿Sigues queriendo saberlo?-Pregunta en tono confidencial.
-Si, pero solo si quieres contármelo.
No tengo familia, mis padres y mis hermanas murieron hace un año, supongo que estés pensando que esto aparte de ser triste no es muy interesante, pero lo cierto es que ninguno debió de morir, su muerte fue un error, error que ocurrió gracias a que tu padre con ayuda de sus "esbirros" los mató a todos porque antes habían visto como hacia lo mismo con un hombre-Las palabras salen de su boca llenas de odio y la sorpresa invade mi cuerpo, aunque en realidad no se porque ¿Acaso no era mi padre uno de los traficantes más peligrosos de la zona? La respuesta era si, y los escasos buenos recuerdos que guardo en mi mente de el deben desaparecer cuanto antes.
Seguimos hablando de cosas menos tristes, hasta que llega la hora de despedirse:
-Alicia, tienes que saber que quedan tres días para que esto acabe, para bine o para mal terminará, así que escúchame bien porque solo te lo diré una vez, hoy o mañana por la mañana te llegará un sobre con las instrucciones que deberás realizar el próximo 5 de abril, léelas bien y síguelas al pie de la letra, no nos volveremos a ver hasta ese día-Me suelta con tristeza.
-De acuerdo haré todo lo que diga en el paquete y nos veremos el 5-Respondo con calma.
-Bueno Alicia, por si no te vuelvo a ver más y aunque esto ya te lo he dicho, quiero que sepas que eras una chica estupenda que sabe afrontar las cosas con una entereza y una valentía que no había visto u¡nunca en nadie, y también...
En ese preciso instante me agarra la cara y me besa, mi mente tarda unos segundo en reaccionar pero antes de que me de cuenta estoy corriendo por las calles a la vez que las lágrimas bañan mis mejillas, cuando creo que estoy lo suficientemente lejos me paro y me doy cuenta del lugar en el que estoy, lugar al que nunca pensé que volvería.

Si, soy yo otra vez dándoos la chapa, pero seguro que ahora que acabáis de leer esto tenéis muchas dudas (no hablo del final eso en el próximo muhhahaah) bueno, la enfermedad que le he atribuido a Sandra en realidad la padezco yo, es la primera vez que hablo en publico de ella porque todo lo que les decía a sus amigas es lo que a mi me pasa y lo escribí como si os lo estuviera diciendo a todos vosotros, por lo que os pido que no me preguntéis sobre este tema. No estaba segura de ponerlo en el capítulo pero finalmente me armé de valor y lo puse, todo lo que digo es verdad y los datos numéricos cuadran con los míos  bueno espero que os lo halla aclarado, aunque supongo que muchos igual os lo imaginabais.
Ahora vamos con algo divertido, ya que le prometí a Crispi que se lo iba a enseñar, y que conste que dibujo muuuuy mal (como un crío de 3 años)



Bueno, no voy a usar términos artísticos porque no los conozco pero intentaré explicároslo lo mejor que pueda.
Para empezar lo hice en 5º o 6º de primaria no recuerdo en cual, en un trozo de madera a la que el profesor llamaba contrachapado (y que mi madre casi no encuentra) calcamos el dibujo de este simpático Donald y luego con un aparato que no se como se llama quemamos la madera siguiendo las lineas del dibujo.
Por desgracia no me puedo echar todo el merito porque yo solo hice la boina debido a que me queme con el utensilio ese: S
Bueno por hoy nada más nos vemos mañana con una entrada de unos premios y el próximo viernes con el capítulo 18, besos ;)

4 comentarios:

  1. Lo primero, Ana, gracias por poner tu obra maestra ^^ Tenía muchas ganas de verla y no me has defraudado. Mola un montón !!! :D Yo me acuerdo de dibujar al pato Donald cuando era un poco más pequeña y era muy difícil :S El efecto de la madera quemada, simplemente perfecto ;) Siento que te quemaras :S El arte a veces puede ser peligroso jaja
    Por cierto el capi me ha sorprendido mucho. No me esperaba nada de lo que ha pasado en él. Por respeto a tu petición no te preguntaré nada acerca de tu enfermedad, Ana pero coincido con Alicia en que me parece muy valiente por tu parte contarlo :)
    Y encima hemos tenido beso!!! Este Javier me tiene un poco desconcertada :S Ahora solo tenemos que esperar a que sea 5 de abril en tu historia y los engranajes comiencen a moverse ^^
    Muchos besos Ana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que en el fondo me gusta jaja lo tengo colgado en la habitación^^ Intenté encontrar algo que hubiera hecho yo entero pero después de rebuscar en las carpetas me di cuenta de que cuando acabé 3º de la ESO y vi que aprobaba plástica rompí todas las laminas y las tiré a la basura :S
      Yo había puesto lo de 5 de abril porque mis intenciones eran de publicar ese capítulo ayer pero este me costo más de lo que pensaba, la verdad es que sorprendente es una buena palabra para describirlo ;)
      Besos :)

      Eliminar
  2. Me gusto tanto este capítulo,que lo leí ni mas ni menos que 3 veces.
    Coincido con Javier, eres una chica estupenda y muy valiente!
    Ya tengo muchas ganas de saber que ocurrirá en el siguiente capítulo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja si que te gustó ;)
      Bueno tampoco es para tanto, además yo no soy Alicia (aunque ella tenga algo de mi)
      Y lo de valiente, bueno depende... si veo una lagartija me pongo a gritar así que...
      El siguiente capítulo va a ser... (ahí lo dejo)
      Besos ;)

      Eliminar

Vuestros comentarios me ayudaran a mejorar, y me animaran a publicar cuando no me apetezca o este triste, vuestra opinión me importa mucho :)
Eso si siempre comentando con respeto y sin insultos.