domingo, 30 de junio de 2013

Capítulo 20: Número oculto

¡Hola! Aquí estoy con el capítulo 20, la verdad es que nunca pensé que fuera a publicar ni tan si quiera uno así que esto ya es un gran logro para mi :,)
Como podéis ver he cambiado un poco el diseño del blog y he añadido dos encuesta y sobretodo en una me gustaría que votaseis porque es sobre el futuro de la historia. Por otro lado también estoy pensando en quitar la cbox (el chat) porque casi no se utiliza y además estuve intentando cambiarle los colores pero no se como se hace, así que si alguien sabe le agradecería que me lo explicara.
La cabecera me trae un poco por la calle de la amargura porque soy muy mala con todo lo que tenga que ver con retocar fotos y ya no digamos esto que exige un manejo mayor y ni siquiera sé con que fotos la puedo hacer.
7216, ese era el número de visitas que tenía el blog la ultima vez que miré, ¿no os parece que hay que celebrarlo? Me gustaría hacer algo especial ahora que tengo más tiempo ¿Qué os parece? Acepto ideas y sugerencias de todo tipo porque estoy un poco perdida.
Bueno después de este rollo monumental os dejo con el capítulo y como siempre espero que os guste y que comentéis :)

Una luz cegadora me impedía la visión, lo único que era capaz de ver a mi alrededor era una potente luz amarilla. De pronto comencé a escuchar un sonido que cada vez se hacia más y más fuerte, era como una especie de silbido. Una parte de mi lo reconoció puesto que se trataba de la sirena de un tren y yo había viajado en tren en numerosas ocasiones. Me dispuse a moverme pero no lo conseguí porque mis pies se encontraban firmemente pegados al suelo. El ruido se intensificaba con cada segundo que pasaba pero no podía hacer otra cosa que esperar, esperar a que todo acabara, a que la oscuridad volviera a reinar, eso era todo lo que quería, oscuridad.

-¡Alicia! ¡Alicia!- Notaba como alguien me zarandeaba pero mis ojos se negaban a abrirse como su alguien les hubiera echado algún pegamento. Poco a poco lo fui consiguiendo y me encontré con un rostro consternado que no reconocía por lo que supuse que sería un medico o un enfermero. Cuando los abrí del todo y conseguí orientarme de nuevo me contó que estaba gritando en sueños, probablemente por una pesadilla.
Le expliqué con toda la tranquilidad que pude mi miedo a los hospitales y que eso era algo que me pasaba siempre que tenía que ir. Eso de alguna forma consiguió ablandarlo y se fue sin administrarme ningún tipo de calmantes para que minutos más tarde consiguiera volver a sumergirme en mis intranquilos sueños.
-Son las siete de la mañana, despierte señorita Alicia- Una sonriente enfermera me miraba con un termómetro en la mano.
-Verá, yo no tengo fiebre, estoy aquí p...
-Se muy bien porque está aquí, he leído su historial pero esto forma parte de la rutina diaria del hospital así que si no le importa le tomaré la temperatura y luego me iré.
Después de que la enfermera se fuera me volvía quedar sola pero no fui capaz de conciliar el sueño, en su lugar terminé pensando en todo lo que había pasado ayer. Terminé pensando en el beso y concretamente en Javier que había vuelto a desaparecer pero a diferencia de veces anteriores esta no me importó y con la tranquilidad de que estaría cerca me volví a dormir.
Parte de Javier
-¿Quién eres?- Alguien que tiene información que necesitas.
-Más bien yo diría que eres algún gilipollas que se aburre y se dedica a llamar con número oculto.
-Baja esos humos Javier porque sino no te diré absolutamente nada y créeme te gustará esta información, por cierto que tal sigue tu amiguita, ¿como se llamaba? Ah si Alicia, te hizo creer que odiaba a su padre y luego mira como se pone al enterarse de su muerte. Eso no debió de ser fácil de aceptar para un machote como tu que se piensa que es superior al resto del planeta. En cierto modo eso te bajo los humor porque esa guarra te gusta y te importa lo que le pasa, la viste con ataque de ansiedad por la muerte de su padre, la persona que mató a tu familia y la llevaste al hospital de buena voluntad. La cosa podría haber sido menos grave si una vez allí te hubieras marchado pero no lo hiciste, te quedaste hasta que se despertó y ahora deberías estar en su habitación pero estás hablando conmigo porque crees que está dormida pero dime la verdad Javier ¿Enserio lo está? ¿No oíste sus gritos? ¿No te diste cuenta de que tenía pesadillas? Ella creerá que es por su pánico a los hospitales pero no es así. Cuando entres seguro que está despierta, no estará enfadada y enseguida te lo contará, te contará su extraña pesadilla de trenes y luces fuertes y tu no sabrás que decirle porque te quedarás embobado mirándola como llevas haciendo desde el primer día que la viste, aún cuando sabías que ella estaba enamorada de Lucas.
Pero dime Javier, ¿le has contado que casi lo matas? ¿Qué no querías que saliera de allí? Desde luego que no porque si lo hubieras hecho ella no te hubiera besado ayer. Y por si no lo sabes aún le quedan rescoldos de ese amor y puede que tu seas solo algo con lo que se intente olvidar de él porque la dejó tirada y eso le duele en el corazón.
Ahora recapacita Javier, ella te ha contado toda la verdad pero tu no le has dicho nada más que lo de la muerte de tu familia, y eso fue para hacerla sentir algo culpable. No me refiero solo a lo que acabo de decir, me refiero a tu verdadero secreto, a lo que te marca, a lo que eres.
-¿Como... sabes todo eso?
-Formo parte de lo que eres Javier, yo lo se todo así que tu decides si me quieres tener en contra o si me quieres tener a tu favor. Con solo decirlo puedo hacer que a ti o incluso a la propia Alicia que tanto parece importarte os pases cosas muy graves.
-¿Y que se supone que tengo que hacer?
-Bien, veo que nos vamos entendiendo pero eso no te lo diré ahora, así que estate atento a tu espantoso móvil y si ves que te llama un número oculto por tu propio bien no deberías colgarle porque volveremos a hablar muy pronto Javier, tanto si te gusta como si no lo hace.
Ya me contaras porque te has pasado aquí toda la noche en lugar de en el sillón de dentro.
Pero como tu siempre piensas que lo tienes todo bajo control nadie debe preocuparse ¿Verdad?
Y ahora entra en la habitación que esa chica lleva pensando en vuestro beso de ayer toda la noche y creo que tiene intenciones de repetir y repetir y repetir jajajajajaja....
-¿Hola?- ¿Pero quién era esa voz de la llamada?

-Javier, ya estás aquí, no te imaginas lo bordes que son las enfermeras de este siti...
-Alicia, nunca dejaré que te hagan daños eso tenlo siempre claro.
-Deberías de dejar de pensar que soy una princesa de la edad media a la que tienes que rescatar, me parece bien que te preocupes por mí pero se defenderme sola perfectamente. Además estoy en un hospital, ¿qué cosas terribles me puede hacer alguien aquí?
Había intentado mantenerme entero pero la conversación me había afectado mucho, algo nos iba a pasar a los dos y seguramente a muchos más pero ella no podía saberlo aún, no me quedaba más remedio que esperar. De ninguna manera iba a dejar que Alicia descubriera mi secreto porque eso formaba parte del pasado, un pasado que había dejado de existir para mi hacía ya muchos años.
-Está bien, entonces será mejor que no me meta contigo- Respondí abrazándola con todas mis fuerzas.

-Desde luego, por cierto esta noche tuve una pesadilla rarísima, iba sobre una luz que me cegaba y luego se oía la sirena de un tren...

"No es tan fácil librarse del pasado Javier y como puedes ver me anticipo a todos tu movimientos, así que os estoy observando muy de cerca a los dos"

martes, 25 de junio de 2013

Lovely Blog Award

¡Hola mis queridos lectores! Una vez acabados exámenes, trabajos y viajes (lo ultimo me da un poco de pena)  estoy de vuelta por aquí dispuesta a poner este blog un poco en orden que está muy muy decaído en lo que a visitas se refiere así que si entráis y veis cambios no os asustéis que los iré haciendo poco a poco empezando desde hoy mismo.
Pero bueno a lo que venía desde Azucarillos y Dientes de León nos han nominado al premio Lovely Blog Award así que vamos allá.
                                                         

Normas del premio:


  • Nombrar y agradecer el reconocimiento de las personas que te hayan nominado.


  • Hacerte seguidor (si no lo eras) del blog que te ha concedido el premio.


  • Responder a las once preguntas de la persona que te premió.


  • Conceder el premio a otros once blogs que creas que merecen ser reconocidos.


  • Crear once nuevas preguntas para tus nominados.


  • Informar del Award en cada blog premiado.

Bueno pues muchísimas gracias a Annie Everdeen del blog Azucarillos y Dientes de León ya sabes que eres un amor pero te lo repito igual :3

Vamos con las preguntas:

-¿Por qué comenzaste a escribir?

Es una pregunta complicada, yo  escribía texto como los del principio del blog para desahogarme y hace unos 3 años escribía canciones pero lo de escribir una historia nunca se me había pasado pro la cabeza y nunca lo había echo antes. Podemos decir que es mi primera historia y que fue más bien una casualidad que surgió un poco por el aburrimiento que tuve en navidades.

-¿Cómo se te ocurrió la idea del blog?

La idea del blog... creo que esto ya lo conté 80 veces, bueno yo encontré buscando en internet un blog con noticias sobre los juegos del hambre. Entraba de vez en cuando y una vez pusieron el primer capítulo de una historia que alguien se había inventado como continuación de Sinsajo y más por curiosidad que por otra cosa hice click en el enlace y resulto ser el blog de la fantastica Andrea Carrillo a partir de ahí empecé a entrar en muchos blog y un día pensé que porque no hacía yo uno propio y así fue. Eso si la idea nunca fue hacer una historia, la idea era desahogarme escribiendo sobre cosas que me pasaban y me molestaban pero bueno aquí estamos hoy ^^ 

-¿Hasta cuándo planeas continuar la historia?

Uhhh esta pregunta me acaba de tocar un tema del que no tenía pensado hablar todavía pero bueno ya que sale no creo que dure más de este verano y después cuando vuelvan a empezar las clases no se si voy a hacer otra historia u otro blog pero bueno ya lo iremos viendo que no lo tengo muy claro.

-¿Cuáles son tus blog favoritos? ¿Por qué?

Pues no tengo favoritos, todos los blog que sigo y que tengo afiliados me gustan, todos son distintos y especiales segun la forma en la que están escritos y diseñados.

-¿Cuál es tu libro favorito?

¿Libro solo? ¿Sin saga? Uyyyy que difícil  pues creo que me quedaría con En Llamas pero los tres de Los Juegos del Hambre me gustan mucho y son mis favoritos.

-Si ahora mismo te regalaran un viaje pagado, ¿dónde sería?

Pues o a Londres o a Francia o a Italia ... no se no suelo viajar mucho así que me vale cualquier sitio.

-¿Qué planeas hacer en un futuro?

Típica pregunta toca narices que me llevan haciendo los profesores todo el curso NO LO SÉ si es raro que a un año de hacer la PAU no lo sepa pero es así.

-¿Cantante o grupo favorito?

Pues tengo muchos y muy variados, Green Day, Coldplay, Lady Gaga, Rihanna, Katy Perry, Imagine Dragons, David Guetta, Olly Murs... seguro que me dejo muchos <3

-¿Cuándo sueles escribir tu historia?

No tengo ningún momento en especial, pero cuando me aburro o cuando no duerme se me suelen ocurrir buenas ideas.

-¿Qué te inspira a la hora de escribir?

La música, algo que me pasó en algún momento... no sé muy bien que me inspira la verdad.

-¿Tienes alguna fobia?

Emmm si que la tengo, me dan mucho pánico las lagartijas, son muy pequeñas y parece que no hacen nada pero yo no las puedo ver me pongo a gritar y todo :,(

Vamos con mis preguntas:

1- ¿Cuál es tu película favorita?
2-¿Cuál es tu lugar favorito para estar?
3-¿Cómo te gusta pasar tu tiempo libre?
4-¿Libro de papel o electrónico?
5- ¿Playa o montaña?
6-¿Qué géneros literarios te gustan?
7-¿Cuáles son tus series favoritas?
8-¿Qué comida te pasarías el día comiendo?
9-¿Qué cosa no soportas de la gente?
10-¿Qué es lo que más te gusta de la lectura?
11-¿Cuál es tu pasatiempo favorito?

Y ahora los blog nominados (redoble de tambores)

Si el tiempo llega tarde

Que la suerte este siempre, siempre de vuestra parte

Desperate Knife

Las preguntas son un poco cutres pero es que no se me ocurría que poner y además publiqué la entrada sin haberlas escrito porque se me olvido lo siento, estoy un poco descentrada jajaja
Bueno pues eso es todo nos vemos a finales de semana si encuentro la hija en la que empecé a escribir el capítulo 20. Soy un desastre como podéis ver... Y si no lo vuelvo a empezar que da igual ¡Hasta el capítulo 20 lectores!

jueves, 13 de junio de 2013

Capítulo 19: Dejándome llevar

¡Hola lectores! ¿Sorprendidos de verme por aquí? La inspiración aparece en los momentos menos esperados y parece que la filosofía la atrajo de nuevo hacia mi, así que me puse a escribir y en un ratillo que tengo libre lo publico. Y el siguiente si que estará sobre el 25, además tengo planes para renovar el blog, hacerlo más interesante, alguna que otra sorpresa y varias cosas ^^
Bueno no me enrollo más y como siempre espero que os guste y que comentéis ;)

Una sombra de ¿Tristeza? No estaba segura pero creía que era eso lo que había visto en los ojos de Javier nada más formular la pregunta.
-Alicia, yo... no se como decirte eso pero...
-¿Que pasa? ¿No lo han metido en la cárcel? Bueno sabíamos que eso era difícil, así que no pasa nada.
-No, no es eso, verás tu... tu padre no salió de la cantera cuando nosotros lo hicimos, el... ha muerto.
Me senté de nuevo en el banco sin poder creerme las palabras de Javier. Tenía sentimientos contradictorios luchando en mi interior por salir., por un lado sentía una especie de alivio pero por otro estaba triste. Una lágrima silenciosa empezó a recorrer mi mejilla y le siguieron muchas, tantas que empecé a llorar como hacía tiempo que no lo hacía. Una mano se posó en mi hombro como gesto tranquilizador. Estaba llorando la muerte de mi padre, del asesino de su familia pero el me consolaba o al menos lo intentaba y eso me hacía llorar más.
Empecé a hiperventilar, me faltaba el oxígeno y creo que me desmayé porque lo siguiente que recuerdo es abrir los ojos en una fría y blanca habitación de hospital.
Intenté incorporarme pero me di cuenta de que en el brazo derecho me habían puesto una vía y me estaban inyectando líquidos. Todo en conjunto hacía que no me pudiera mover con libertad, volví a intentarlo pero lo único que conseguí fue soltar un bufido que despertó a mi madre. Se encontraba sentada en el típico e incomodo sillón de los hospitales y puso cara de sorpresa al verme.
-Alicia cariño, estás despierta por fin- Dijo con tono preocupado.
-¿Qué hago aquí? ¿Qué me ha pasado?-Contesto haciéndome un poco la tonta.
-Tuviste un ataque de ansiedad muy fuerte al enterarte de...
-De que mi padre está muerto- Termino por ella.
-Si- Su mirada está distante, como si en cierto modo no le gustara recordarlo.
-¿Y quién me trajo aquí?- Pregunto con interés.
-Un chico, ese que participó contigo en el rescate de ese otro chico, Lucas y en todo ese rollo.
-¿Javier? ¿Y está aquí?- Pregunté ansiosa.
-Si, le dije que se fuera a descansar a la sala de espera porque quería esperar a que te despertaras, pareces gustarle mucho- Responde guiñandome un ojo.
-¿Cuanto tiempo llevo aquí?
-Pues te trajeron ayer por la tarde y son las 7 de la tarde del día siguiente así que un día más o menos. Te inyectaron un calmante muy fuerte y los medico quieren dejarte en observación para ver tu progreso así que no sé exactamente cuanto tiempo estaremos aquí.
Voy a llamar a tu hermano para decirle que te has despertado, descansa hija- Se acercó a mi y me dio un abrazo y un beso en la mejilla antes de desaparecer tras la puerta de la habitación.
Un segundo después de que mi madre se fuera observé un rostro familiar que me examinaba con cautela. Finalmente Javier se atrevió a entrar y se sentó en el sillón en el que antes había estado mi madre.
-¿Qué tal te encuentras?- Dijo con nerviosismo.
-Bien, un poco cansada y con el brazo dolorido pero no me puedo quejar- Respondí intentando poner una sonrisa pero el resultado fue una mueca algo desagradable.
Javier se levantó y se sentó en mi cama dispuesto a examinarme el brazo y un gesto de desaprobación atravesó toda su cara.
-Es normal que estés cansada, te han puesto un calmante muy fuerte pero supongo que te lo retiraran sino vuelves a tener otro ataque.
-No consigo entender lo que me pasó, se que era mi padre pero yo le odiaba. Hacía mucho tiempo que no hacía nada bueno por mi y además mató a tu familia pero supongo que aún así la muerte era algo demasiado drástico.
-Las muertes nunca son bonitas Alicia, se trata de la parte triste de la vida pero ahora deberías descansar ya nos veremos.
-Espera- Dije mientras agarraba con mi mano libre su chaqueta ¿No te puedes quedar un poco más?
-Alicia yo...
-No me gustan los hospitales, cada vez que tenía que venir por alguna consulta me pasaba la noche anterior tomando tilas y no quiero que me vuelvan a sedar ¿Solo hasta que vuelva mi madre?- Pregunté suplicante.-Está bien- Respondió sonriendo.
Empezó a contarme una historia para tranquilizarme pero poco a poco iba notando como mis ojos se cerraban bajo el peso de mis párpados y lo último que recuerdo es un suave beso en la frente.
Cuando volví a abrir los ojos era de noche cerrada y una bandeja con comida me esperaba sobre la mesilla. Volví a intentar levantarme pero el brazo me seguía dando problemas. Estaba sola en la habitación, ni mi madre ni Javier ni nadie que pudiera ayudarme. Inmediatamente sentí una sensación de angustia en mi interior y antes de darme cuenta volvía a estar llorando.
Alguien me sacudió el hombro pero yo seguía con la cabeza hundida fuertemente en la almohada hasta que poco a poco la fuí sacando.
-¿Y mi madre?- Fue lo único que fuí capaz de decir entre sollozos.
-Así que primero me suplicas que me quede y ahora ya no quieres que esté aquí- Se calló derrepente al ver mi cara de enfado.
-¿Dónde está mi madre? ¿Dónde estabas tú? ¿Por qué no había nadie cuando me desperté? Contéstame  Empezaba a elevar mi tono de voz y las lágrimas seguían saliendo de mis ojos sin control.
-Tu madre se tuvo que ir por una urgencia en su trabajo y me pidió si me podía quedar, vendrá mañana por la noche. Y yo... debía de estar en la cafetería lo siento.
Consigo calmarme y nos quedamos una eternidad en silencio y yo como casi siempre acabo perdida en sus ojos.
¿Por qué tenía que negar que no sentía nada por Javier?
¿Por qué seguía pensando en Lucas? El se había ido por decisión propia, yo no la respetaba porque me había jugado muchas cosas al sacarlo de la cantera pero el se había ido.
Entrelacé mi manos con la suya algo que le sorprendió y antes de poder darme cuenta nuestro labios estaban juntos. No era como aquella otra vez en la que había salido corriendo del parque. No, esta vez era distinto, como si se tratara de uno de esos medicamentos que me metían por el brazo, uno capaz de hacerme sentir bien como si flotara en una nube, algo que no había sentido en mucho tiempo.
Una parte de mi estaba nerviosa y se moría de vergüenza, mis terminaciones nerviosas estaban a flor de piel y bajo el horrible camisón temblaba aunque no fuera de frío.
Iba a dejar de sentirme mal por mis sentimientos hacia Javier. Iba a dejar de pensar en Lucas porque el no iba a volver.
Iba a dejarme llevar.