domingo, 28 de julio de 2013

Capítulo 22

Buenas lectores, aquí está el capítulo 22 como es costumbre últimamente tendría que haberlo publicado antes pero como compensación es más largo de lo habitual.
Otra cosa, estuve pensando en hacer un concurso ¿Qué os parecería la idea? El problema es que tampoco sabría muy bien sobre que hacerlo así que si queréis darme ideas yo encantada.
Bueno que me enrollo como las persianas, os dejo con el capítulo y como siempre espero que os guste y que comentéis :)


Observé mis arrugadas manos por enésima vez asimilando lentamente que estaba en casa, concretamente en mi baño. Cogí mi esponja morada sintiendo un extraño alivio por no tener que volver a usar aquella especie de estropajos que había en el hospital.

Los mismos botes en las estanterías, las mismas cortinas verdes, todo parecía en orden al igual que siempre. Sin embargo yo no lo estaba, las pesadillas no habían remitido y al parecer no lo harían por el momento, o eso era lo que me había dicho la voz misteriosa a la que debería de empezar a llamar John.
Ese hombre se había presentado ayer en mi habitación media hora antes de que me dieran el alta aprovechando que mi madre estaba arreglando los papeles.
Era alto, delgado, con una sonrisa malvada y una afilada nariz. Sus ojos eran de un azul casi blanquecino y su pelo prácticamente inexistente lo que le daba aspecto del malo de la película y en este caso parecía que así era.
Mi misión en todo aquello que esos hombres estaban montando y que yo seguía sin comprender era solamente soportar amenazas y horribles pesadillas para que Javier aceptara sin rechistar algo que el demomento tampoco conocía.
Tras salir de la ducha observé el calendario de la pared y me di cuenta de que quedaban poco menos de dos meses para las vacaciones de verano y lo que tenía que hacer ahora era seguir con mi vida habitual. O por lo menos intentarlo hasta que llegara la noche.
-Alicia...-Mi madre me sobresaltó con su tono de "algo no va bien pero lo voy a solucionar".
-¿Qué pasa mamá?- Pregunté fingiendo no darme cuenta.
-Me siento una madre horrible al hacer esto pero te vas a tener que quedar con alguna de tus amigas hasta mañana por la tarde- Respondió poniendo una sonrisa forzada.
-¿Donde tienes que ir?
-Me acaba de surgir un problema en el trabajo y tus hermanos están con los abuelos a más de un día en coche por lo que no pueden venir, así que llamé a la madre de Laura y hoy tendréis noche de chicas- Volvió a pone aquella sonrisa intentando que no me enfadara con ella.
-No te preocupes mamá esta´re bien, te llamaré por la mañana como otras veces.
-Pero acabas de salir del hospital y todo eso yo...- Tranquila mamá, voy a estar bien- Dije cortando uno de sus interminables discursos de perdón y culpa.
A las cuatro de la tarde el timbre del piso sonó interrumpiendo una de mis largas sesiones de lectura. Salí de mi habitación procurando no hacer ruido y al darme cuenta de que eran mis amigas sentí un profundo alivio.


-Así que le besaste... entiendo, y el un hospital cuando acababas de estar llorando, ¿no es un poco raro?- Preguntó Teresa después de que las hubiera puesto al día sobre todo lo que me había pasado.

-Pues yo lo veo muy romántico, es como un caballero, como si fuera a estar siempre dispuesto a salvarte- Contestó Sandra.
-Alicia no es ninguna princesita incapaz de defenderse y sinceramente creo que es demasiado precipitado... o no, dime que no es verdad. ¡A ti ya te gustaba antes de que Lucas se fuera!- Laura me señalaba con su dedo acusador esperando una respuesta.
-Es posible que un poco...
Nos pasamos la tarde con risas y conseguí olvidarme por un momento de John y sus amigos hasta que vi que eran la ocho y ninguna tenía intención de irse por lo que me empecé a agobiar porque no quería que supieran nada acerca de mis pesadillas.
-Bueno chicas ha sido estupendo esto de quedar como en los viejos tiempos pero ahora necesito estar sola para tranquilizarme y descansar.
-Pero tu madre dijo que nos quedáramos a dormir- Protestó Laura.
-Se lo que dujo mi madre pero ella no se tiene porque enterar, hacéis la fiesta en casa de Sandra y todos tan tranquilos.
-¿Estás segura de que vas a estar bien?- Preguntó Teresa no muy convencida.
-Si, si me pasa algo os llamó y...
-Y estaremos aquí en tres segundos- Completaron las tres al unísono.
Cuando la puerta se cerró me sentí bastante sola, podía haber esperado más pero entonces anochecería y ninguna se abría querido marchar.
Me puse un pijama y me senté a ver la televisión intentando no pensar. A las nueve y media estaba muy cansada y me dirigía a la nevera para coger la cena cuando llamaron al timbre.
Sentí un intenso escalofrío recorrer mi columna vertebral y me encaminé silenciosa hasta la puerta. Cuando estaba a un par de pasos empecé a oír una voz.
-Alicia, soy yo, abre la puñetera puerta de una vez que te estoy oyendo respirar.
Di los pasos que faltaban y giré el pomo de la puerta para encontrarme con una cara que llevaba todo el día queriendo ver.
-Bueno, ¿es que no piensas invitarme a entrar? No soy muy fan de hablar en los pasillos la verdad- Una sonrisa se abrió paso en mi rostro nada más escucharle hablar.
-Claro... emm pasa- Intentaba aparentar naturalidad pero realmente estaba nerviosa porque no sabía lo que hacía aquí.
-Bonita casa, y... bonito pijama- Su comentario me hizo recordar que mis pintas de andar por casa no es que fueran muy adecuadas para estar con gente.
-Voy a cambiarme espera aquí- Me apresuré a responder.
-¿Y quién dice que tengas que hacerlo? Además ya te he visto en pijama otras veces- Respondió mientras me miraba divertido.
-Lo digo yo y con eso es suficiente- Cerré la puerta de mi habitación y me puse unos vaqueros con la primera camiseta que vi y una chaqueta que estaba colgada en una silla.
Al abrir la puerta me lo encontré apoyado en el marco sonriente.
-¿Se puede saber que hacer aquí?- La situación comenzaba a molestarme y no sabía porque.
-Solo quería ver la habitación más interesante de la casa en profundidad.
-Pues puedes seguir soñando, y no me refería solo a mi habitación, ¿qué haces aquí? En mi casa, a estas horas de la noche.
-Vi a tus amigas por la calle quejándose de que las habías echado de tu casa y preocupadas por haberte dejado sola. Así que aquí estoy para que no estés sola.
- Mira Javier, se que te preocupas por mi pero hoy quería estar sola de verdad.
-¿Y a qué vino esa preciosa sonrisa que apareció en tu cara nada más abrir la puerta?- Pregunto acercándose a mi hasta que no había más que unos centímetros de distancia entre nosotros.
-Venga Alicia, dime que me vaya y lo haré- La distancia ahora era prácticamente inexistente, mi corazón latía muy rápido y lo único que quería era besarle rompiendo cualquier estúpido milímetro que quedara entre los dos. No quería que se fuera.
-No-Dije nerviosa.
-¿No qué?-Preguntó sonriendo.
-No quiero que te vayas- Mis ojos se encaminaron a mirar al suelo como cada vez que estaba nerviosa.
-Esa me parece una muy buena idea- Respondió levantando mi barbilla de forma que solo pudiera mirar hacia el, hacia sus profundos ojos, hacia su nariz, hacia esa boca que no hacía otra cosa que sonreír juguetona riéndose de mi. Estaba esperando a que yo hiciera algo, y movida por una sensación nueva, tal vez deseo, tal vez no, puse mis manos alrededor de su cuello atrayéndolo hacia mi de forma que nuestras frentes se juntaran.
Estuvimos así un tiempo, soportando miradas y sonrisas inquietas que no lanzábamos mutuamente hasta que me separé y volví al plato que estaba a punto de sacar cuando él llegó.
-¿Vas a cenar? ¿Enserio?- Preguntaba de forma incrédula.
-Si, hay comida suficiente si te quieres quedar pero luego te irás- Respondí tajante.
-Bueno eso ya lo veremos.
No se en que momento me quedé dormida, solo recuerdo tener la vaga sensación de ser levantada de la silla, acostada en mi cama y de sentir a mi lado otra presencia que me hacía sentir segura.

4 comentarios:

  1. Creo que tu blog es magnífico!(:
    Y... Me encantaría si pudieses pasarte por mi blog que fue creado hace pocos días (y por lo tanto hay pocos capítulos publicados) para que puedas darme tu opinión (cosa que me encantaría!)
    historiasdepelicula.blogspot.com.es/

    Un beso!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ^^
      Me intentaré pasar por la tarde y ya te digo que me parece, seguro que está genial.
      Besos ;)

      Eliminar
  2. Hoola Ana :) capi perfecto como siempre jajaja
    Te he nominado a unos premios en mi blog, pásate :)
    http://desperateknifeclove.blogspot.com.es/2013/08/premio-magical-wishes.html

    Besos, Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Cuando tenga algo de tiempo me paso, supongo que pueda el fin de semana ^^
      Besos ;)

      Eliminar

Vuestros comentarios me ayudaran a mejorar, y me animaran a publicar cuando no me apetezca o este triste, vuestra opinión me importa mucho :)
Eso si siempre comentando con respeto y sin insultos.