sábado, 21 de septiembre de 2013

Capitulo 25: Conversaciones pendientes

¡Hola lectores! Os traigo el capítulo 25 recién salido del horno, espero que nadie quiera matarme por el final pero ya iréis viendo como las piezas encajan.
Bueno el siguiente no se si estará para el viernes de la semana que viene o el siguiente ya os avisaré en el lateral del blog donde pone información.
Y como hoy no tengo nada más que decir os dejo con el capítulo 25 que como siempre espero que os guste y que comentéis.

"Ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos".
Esa frase resonaba en mi cabeza minutos después de mi conversación con John. Por lo menos tenía una cita para negociar con el en dos días y eso ya era algo. Bueno, tenía no. teníamos porque su condición era que Alicia también estuviera presente.
Eso me hizo darme cuenta de que tenía que contarle mi pasado antes de que el lo hiciera.
-¿Dónde se supone que tenemos esa gran cita con el cerdo de John?-Preguntó sarcástica.
-Pues... en mi casa.
-¿Tu casa? Nunca me has hablado de ella.
-En algún sitio tendré que vivir y esas cosas, ¿no te parece?
-Supongo que podrías enseñármela antes de que lo veamos y se llene de momentos desagradables-Dijo sonriendo.
-Mira Alicia tengo algo que contarte y si después de eso quieres seguir hablándome te la enseñaré encantado.
Me miró de forma extraña pero sin embargo no dijo nada esperando a que lo hiciera yo, esperando lo peor.
-El día que te conté la historia de mi infancia con John debí haberte contado esto también pero sabía que si lo hacía no querrías volver a verme. Seguir ocultándolo no tiene sentido porque si no lo hago lo hará el y prefiero ser yo el que te lo cuente.
Aquel día te dije que los hombre del TJT e habían obligado a matar, concretamente fueron dos personas, sus caras siempre estarán en mi cabeza como si hubieran sido grabadas con fuego. Cuando salí de allí me prometí no volver a hacerlo en la vida, ni si quiera pensarlo, pero fallé.
Después de la muerte de mis padres solo deseaba la muerte del tuyo, quería verlo muerto pero no quería ser yo el que lo hiciera, eso lo iba a dejar en manas de la policía.
Todo volvió a cambiar el día que trajeron a Lucas, al principio no sabía quien era pero al no parar de oír historias sobre el decidí preguntarle.
Se presentó como el chico al que habían secuestrado camino de una cita con la hija de un hombre que se hacía llamar "El Jefe". Enseguida le ofrecí mi ayuda y fue entonces cuando te escribió la carta pero cuando te conocí en el parque todo cambió para mi.
Nunca había creído en los flechazos o en el amor a primera vista hasta aquel día cuando te miré a los ojos, a esos profundos y hermosos ojos verdes, y desde entonces empecé a ver a Lucas como la competencia.
A medida que te iba conociendo me daba cuenta de que ni si quiera era un rival para el porque aunque tu no lo sabías del todo estabas enamorada de el.
Fue entonces cuando esos sentimientos enterrados volvieron a aflorar, la ira, el resentimiento, el deseo de venganza y de muerte.. Como sabrás en la cantera había montones de piedras dispersos por varios lugares, pues una noche casi le parto el cráneo con una de ellas, en el momento en el que lo iba a hacer me di cuenta de que si lo hacía volvería a sentirme como entonces y la posé donde la había encontrado.
El día de su liberación iba a desaparecer de tu vida para siempre pero llegaste al parque y cuando me dijiste lo que te había dicho y que se había ido pensé que podía dejarlo todo atrás y volver a empezar desde cero.
Con lo que no contaba era con el regreso del pasado, y cuando empezaron las llamadas me di cuenta de que nunca se va del todo y de que tenías que saber la historia aunque no te volviera a ver nunca más.
Después de decir todo lo que tenía que decir el silencio se instaló entre nosotros durante lo que debió ser un largo minuto, sabía que tenía que haberlo hecho antes pero de haber sido así ¿nos habríamos llegado a conocer? ¿habríamos vivido todo lo que vivimos? La respuesta se formaba en mi mente con rapidez, primero una N y luego una O.
-Dame tu dirección-El sonido de su voz me sacó de mis pensamientos y por lo que pude ver en sus ojos no me equivocaba.
-¿Mi dirección?- Pregunté aún algo aturdido.
-Si, ¿es que estás sordo?- Su voz no hacía más que hacer ver su enfado y mis miedos salieron a la luz, la había perdido.
-Es Avenida Oeste portal 8 2ºB.
-Bien, nos vemos en dos días y después de eso espero no volver a hacerlo nunca- Echó a andar con rapidez mientras me quedaba pensando en lo que acaba de hacer y recordando porque pensaba que era lo correcto.
***************************Dos días después****************************************
Parte de Alicia
Nunca me había orientado muy bien y ahora mismo estaba segura de que me había perdido, mi reloj marcaba las 16:15 así que tenía un cuarto de hora para encontrar la maldita calle.
Consideré mis opciones y como no no había nadie alrededor decidí muy a mi pesar mandarle a Javier un mensaje, no quería llamarlo porque oír su voz sería algo extraño aunque lo iba a tener que hacer en unos pocos minutos.
No estaba segura de como sentirme porque no podía decir que mis sentimientos hacia el se hubiesen esfumado, por desgracia no era así, aunque eso lo hubiera hecho todo mucho más fácil.
Es cierto que si en lugar de el me lo hubiera contado es asqueroso de John el "enfado", si es que se podía llamar así, hubiera sido mayor. Pero tampoco era un enfado, más bien una especie de miedo por lo que casi llega hacer y por lo que hizo.
También es cierto que lo que hizo nunca me había importado hasta ahora así que en resumen estaba echa un lío y de los grandes. Mientras me comía la cabeza yo sola y pensaba que poner en el mensaje alguien me abrazó por la espalda lo que me hizo saltar de forma automática.
-Bueno bueno, así que hay problemas en el paraíso no los esperaba tan pronto pero no puedes decir que no te lo advertí ¿verdad querida?
-Suéltame ahora mismo John- Dije nerviosa.
-¿Y por qué habría de hacerlo? Ahora mismo no hay nadie por aquí y tu relación con Javier está extinguida ¿qué me lo impide?.
-Yo lo hago- El ruido de un golpe hizo que John me juntara más hacia el y lo único que podía sentir era una creciente sensación de asco.
- Vaya, esto no me lo esperaba, ¿desde cuando te has convertido en un padre protector?

4 comentarios:

  1. ANAAAAA, COMO ME HACES ESTO, ZORRA ASQUEROSAAA? PERO PERO, COMO, COMO, QUE HA PASADOOOO, PUTA, TE ODIO POR QUE ME DEJAS ASI? (En realidad sabes que te amo, pero ya sabes que me pones nerviosa con tus capitulos¬¬)
    Espero el siguiente PRONTO;)

    Pd: Me tienes un poco abandonada, preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja mi cara al leer esto era para una foto solo lo digo. Es que en el fondo soy mala y me gusta dejaros con la intriga (como si tu no hicieras muchas veces ¬¬)
      No te pongas nerviosa que tampoco es para tanto, o sí la verdad es que no se muy bien lo que va a pasar en un futuro próximo.
      ¿Un poco? Más bien te tengo muy abandonada diría yo pero en cuanto me organice te volveré a dar la lata ^^
      Besos ;)

      Eliminar
  2. ¡Ana!
    Diooooooooos, ¿cómo me dejas así?
    Pobre Alicia, siempre igual la muchacha. A ver qué pasa con el padre y John. *chanchaaaaaaaaaaan* tú creando tensión.
    Espero que los estucios no te quiten mucho de subir capítuloss.
    Un besito, Annie<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      La verdad que es un final bastante cortado y tendría que haber seguido un poco pero como después se lía más decidí cortarlo ahí. Además creo que demomento voy a poder publicar el viernes o el sábado de esta semana.
      El padre y John... ahí va a haber algo... no diré más jaja
      Besos ;)

      Eliminar

Vuestros comentarios me ayudaran a mejorar, y me animaran a publicar cuando no me apetezca o este triste, vuestra opinión me importa mucho :)
Eso si siempre comentando con respeto y sin insultos.