sábado, 19 de octubre de 2013

Sorpresa :)

¡Hola lectores! Aquí estoy después de esta caótica semana y todavía me queda lo peor :(
Pero dejando a un lado los asquerosos exámenes, estudios en general y que el otro día dormí 4 horas (cuidado con en café solo digo eso) os prometí una sorpresa y habitualmente cumplo mis promesas.
No es un capítulo, el capítulo 28 estará como muy pronto el 30 de este mes, porque si me pongo a escribir pienso que tendría que estar estudiando y no me sale nada.
Pero bueno como no quería estar tanto tiempo sin pasarme por aquí decidí publicar algo que tengo escrito desde hace unas dos semanas y que no tenía intenciones de poner en el blog todavía.
La historia esta llegando a su fin, calculo que le quedarán sobre 10 capítulos y tengo ganas de acabarla voy a ser sincera.
Es mi primera historia y en ella hay muchas cosas de mi vida que necesitaban salir fuera de alguna manera, pero esa etapa se acabó y la historia no puede continuar para siempre, pero quiero darle el final que se merece y si la siguiera mucho tiempo lo más probable es que la acabara fastidiando como pasa con algunas series a las que les alargan mucho las temporadas.
Así que hace un tiempo se me empezaron a formar ideas en la cabeza de una nueva historia, que en un principio empezaría a publicar cuando terminara esta, lo que no se es si la voy a publicar aquí o en otro blog pero ya lo iré pensando con tiempo.
Y os traigo el primer capítulo a ver que os parece,
Después de unos de mis interminables rollos os dejo con el primer capítulo de la que seria la nueva historia (no tiene nombre todavía) y espero que os guste y me digáis que os parece :)

La cocina tenía unas bonitas vistas, desde ellas se podían observar las casas de los pequeños pueblos lejanos, lo que hacía parecer que no estuviéramos tan cerca de la ciudad.
El primer requisito estuvo cumplido enseguida al igual que los demás, el apartamento tenía dos habitaciones, dos baños, un salón acogedor y una cocina con buenas vistas. Parecía simple pero fue el décimo que visitamos y por suerte el definitivo.
Scott a diferencia de mi solo había puesto una condición: que tuviera un estudio donde el pudiera pintar, tambien lo tenía. Si hubiera sido por el nos habríamos quedado con el primero pero yo era más exigente.
Tenía 25 años- en aquellos buenos tiempos- y mi vida real estaba a punto de empezar, había salido de la facultad hacía solo un mes y ahora todo era distinto.
Aquellos seis años no tenían desperdicio y realmente fueron fantásticos, pero dos especialidades y una matricula de honor después pude decir que era enfermera.
Lo había decidido a los catorce años y a pesar de no contar con la aprobación de mi padre- que quería que estudiara economía y trabajara en la empresa familiar- lo había conseguido.
Desde la encimera de la cocina Scott me observó esperando mi respuesta con nervios-mi hermano mayor siempre hizo lo mismo-.
-¿Qué dices ojos tristes? ¿Nos lo quedamos? -El echo de que me llamara así confirmaba que lo único que pretendía era ablandarme, pero era más o menos cierto, mis ojos grises siempre daban la sensación de que estaba a punto de llorar aunque no fuera así.-
-Si-Dije con una sonrisa mientras el se lanzó a abrazarme.
Scott y yo eramos muy distintos, tenía dos años más que yo- 27 por aquel entonces- el pelo rubio cenizo y los ojos azules. Pero la mayor diferencia era que el había dejado su sueño de ser pintor por los deseos de nuestro padre y odiaba su trabajo.
Yo me fui lo más lejos que pude a estudiar y por casualidades del destino terminé en Oxford. La nota no fue un problema porque dediqué cada minuto de mi vida desde que lo supe a estudiar dejando atrás amistades y cualquier cosa que me pudiera distraer.
Nueva York ya no se veía como una casa para mi, Oxford lo fue gracias a aquellos ojos azules que casi me hacen dejarlo todo, todo por llevaba años peleando, pero un día se fue sin decirme nada y me di cuenta de la enorme estupidez que casi llego a hacer.
Me quedé con su mirada, con el recuerdo de aquellas noches de estudio en las que hicimos cualquier cosa menos estudiar, con los paseos por el bosque y con su nombre, Jean.
Nadie supo de mi aventura con ese loco francés- de haberlo hecho ahora estaría en Brown's Company- pero sabía que nunca lo iba a olvidar.
-Tendremos que empezar con la mudanza ¿cuál es tu primer día de trabajo?- Preguntó Scott.
-El diez de septiembre- En aquel momento estaba ansiosa por aquello pero fue un desastre y de los gordos.
-Bueno, vamos al aeropuerto que nuestro avión sale en dos horas.
Así era mi hermano, lo tenía todo planeado, sabía que mi respuesta iba a ser afirmativa y el apartamento era nuestro.
Ante la idea de mi primer trabajo en Londres no pudo dejar escapar la idea de irse- aunque en ese momento solo cambiara de sede de la empresa- su relación con nuestro padre se había ido enfriando con el paso de los años y la única que lo aguantaba era nuestra madre.
Ella tambien había renunciado a su deseo de enseñar para casarse con el, mi padre debería de cambiarse el nombre por destroza sueños. Pero los dos se querían y eso era algo que no dejaba de sorprenderme.
Dos semanas después la mudanza era una realidad y el apartamento estaba lleno de cajas por todas partes.
-¡Kathryn Violet Brown! Saca tu culo del sofá y ayúdame a mover la mesa. -Mi hermano era el único que usaba mi nombre completo, el resto del mundo me llamaba Kate pero el siempre intentaba hacerme sonreír.
-Voy ahora mismo señor Brown- Contesté entre risas.
-Kate,  por favor no vuelvas a hacer eso que suena a nombre de viejo.
La mudanza transcurrió sin problemas y poco a poco el diez de septiembre se fue acercando hasta que llegó y cogí mi coche rumbo al St Thomas Hospital.
Recuerdo quedarme parada en la entrada mirando a todas partes con una enorme admiración, ir a los vestuarios a cambiarme y escuchar con atención las instrucciones que nos daban pero nada más salir de la sala la vi, aquella mirada azul que me había observado muy de cerca, la que me hizo revivir tres meses en un segundo, la que ahora besaba a una chica de labios rosas.
Saqué enseguida esos pensamientos de mi cabeza, recordé que eso había sido hacía mucho tiempo y me puse a trabajar, era el primer día y todo tenía que ir bien- No sabía lo equivocada que estaba, definitivamente no tenía ni idea-.

Pues nada este es, probablemente sufra varios cambios pero el esqueleto de la historia se desarrollará a partir de aquí, y por si os lo estáis preguntando no no es una historia de medicos aunque la protagonista trabaje en un hospital.
Nada más, espero poder pasarme pronto pero no creo que pueda hasta el 30 :(
Besos ;)

2 comentarios:

  1. Hoola :) Yo quiero darte mis ánimos porque me parece un comienzo muy interesante y me gustaría ver a dónde lleva :)

    te he nominado a unos premios en mi blog http://desperateknifeclove.blogspot.com.es/2013/10/liebster-award.html#more Pásate :)
    Besooos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Bueno no estoy segura de continuarla pero me alegro de que te guste ^^
      Muchas gracias por nominarme espero poder hacerla mañana.
      Besos ;)

      Eliminar

Vuestros comentarios me ayudaran a mejorar, y me animaran a publicar cuando no me apetezca o este triste, vuestra opinión me importa mucho :)
Eso si siempre comentando con respeto y sin insultos.