viernes, 11 de enero de 2013

Capítulo 7: Cuando menos te lo esperas

Hola lectores, si soy yo, ya se que llevo unos días desaparecida, por eso aprovecho para deciros que al empezar de nuevo las clases estoy hasta arriba de exámenes y no puedo publicar ningún capitulo, por eso los voy a publicar los viernes, que es mi día más relajado, pero igual si me da tiempo entre semana publico alguna entrada o alguna foto pero demomento no prometo nada.
Aprovecho también para decir que a historia ya tiene titulo, y vuestros votos han decidido que se llame Sentimientos Encontrados, y por ultimo después de este rollo, deciros que en este ultimo mes el blog ha empezado a tener vida, y aunque demomento tiene poquitos lectores los hay y eso para mi es muy importante, muchas gracias a todos, he intentado que sea más largo,tengo que decir que es la segunda vez que publico el capítulo el otro no me convencía así que lo volví a escribir entero, bueno no me enrollo más espero que os guste el nuevo capitulo;)


Me encuentro sentada en mi cama, intentando asimilar lo acontecimientos de esta extraña noche con una sonrisa que debe de parece de loca pero que en realidad es la mismísima personificación de la felicidad,  repasaré los hechos.


Laura y yo no conseguimos dar esquinazo a Lucas, que ahora parece más dispuesto que nunca a preocuparse por mi algo que parece sacarme de mis casillas.
De vuelta a la realidad consigo entender cual es el motivo de que tenga problemas. Por lo visto el chico al que le di en una bofetada ha resultado ser el hijo de un rico y famoso abogado lo que quiere decir que se trata de un pijo mimado que no ha dado golpe en su vida, y que siempre ha conseguido lo que quería cuando de quería.
Antes de  que pudiéramos seguir pensando que hacer para que no tomara algún tipo de represalia por haberlo dejado en ridículo, como decían que solía hacer, apareció por la parte superior de la calle en la que nos encontrábamos y antes de que pudiéramos largarnos ya estaba muy cerca así que esperamos los tres muy tensos.
-Hola, no recuerdo tu nombre pero creo que debería pedirte disculpas-Dijo con un tono no muy convincente-De acuerdo, yo tampoco debí haberte abofeteado ni tirado la bebida por encima-Respondí secamente.
-¿Y si damos una vuelta y nos conocemos más?
A mi aquello me olía mal, y después de todas las historias que iban contando por ahí de ese tio no era una buena idea.
-Lo siento pero no puedo, tengo que irme ya a casa y mis amigos me están esperando-Miento.
-Vamos ¿solo una vuelta?-¿Tono lastimero como un niño pequeño? ¿A quien cree que engaña?
-Lo siento pero no puedo-Digo de nuevo, quiero acabar ya esta conversación.
-Tu te vienes conmigo-Dice gritando a la vez que me agarra fuertemente de las muñecas.
Esto parece ser demasiado para Lucas. que ha estado aguantando pacientemente pero a la vez muy tenso todo lo que duró nuestra cortante conversación, por lo que se levanta de golpe y le propina un puñetazo en la cara al chico para que yo pueda soltarme.
Una vez suelta Laura suelta un grito al darse cuenta de que el chico le ha dado otro a Lucas por lo que ambas corremos a intentar separarlos a lo que se nos unen más personas que pasaban en aquel momento por la calle y acaba llegando la policía , pero se va enseguida al ver que no ha sido nada grave y en medio de toda la confusión el chico logra desaparecer sin que nos enteremos. Una vez que desaparece el gentío Laura nos dice que se tiene que ir porque su hermano se ha puesto malo y sus padres no están en casa, como a mi me quedan un par de horas decido ir a casa dando un paseo pero cuando me iba a marchar un mano me agarra de brazo y al girarme me encuentro con los preciosos ojos marrones de Lucas, si sigue haciendo cosas por mi ¿como voy a conseguir olvidarle? Encima ahora tiene un buen golpe en la frente.
-¿Te vas sin despedirte?-Dice intentando sonreír pero en realidad pone una mueca.
-No, iba a decirte adiós, tu golpe tiene mala pinta quizás deberías ir al medico.
De pronto las lágrimas empiezan a fluir por su rostro borrando la alegría que siempre solía ver en sus ojos y preocupada lo guió hacia un banco he intento calmarlo y cuando ya he conseguido que deje de llorar vuelve a hablarme.
-El golpe me duele un poco pero por líbrate de ese tio... Alicia creo que abría hecho cualquier cosa-Responde entre sollozos.
Ante una frase como esa no se como reaccionar, balbucea una despedida pero cuando ya estoy de pie vuelve a agarrarme y al girarme me rodea con sus brazos y me besa. Un momento con el que tantas veces he soñado y que ya daba por perdido, un beso suave y dulce que hizo que el tiempo se parara allí mismo para siempre y así abrazada a Lucas, besándonos, descubrí que estaba enamorada de el.