sábado, 2 de marzo de 2013

Capítulo 13: El jefe

¡He vuelto lectores! Tras unas horribles semanas de exámenes sin tiempo para publicar estoy de vuelta con un nuevo capítulo recién salido del horno jaja
Tenía muchísimas ganas de publicar, realmente lo echaba de menos, espero que vosotros también...
Bueno la idea principal de este capítulo se me ocurrió mientras estudiaba, también valla momento, porque lo iba a escribir de otra manera, y ahora sin enrollarme más os dejo con el capítulo, que como siempre espero que os guste y que comentéis :)



Parte de Lucas
No sé cuanto tiempo llevaba corriendo, pero tenía la sensación de que me iba a desplomar en cualquier momento, pero no podía para, tres hombres vestido de negro me seguían, y yo cada vez me encontraba más cansado, era más rápido que ellos, pero justo cuando creía que lo conseguiría un cuarto hombre apareció en frente de mi un un cuchillo afilado, me preparaba para lo peor cuando derrepente....
Una gota de agua me cayó en la frente, empecé a temblar pensando que un nuevo cubo me caería encima, aunque me estaba acostumbrando a estar empapado todo el día, dado que me caían una media de 4 cubos diarios, pero esta vez era una gotera que salía del techo de la cantera, aunque mirándolo bien había servido para despertarme de aquella pesadilla.
No sabía que hora era ni cuanto tiempo llevaba allí, aunque sospechaba que unos tres o cuatro días y mi jornada se limitaba a cargar con piedras de un extremo a otro de la cantera y a cubos de agua, contando con el trozo de pan y las mínimas raciones de comida que me daban varias vece al día.
Pensándolo con frialdad esto parecía una especia de broma o algo así, pero lo triste es que en realidad no era así.
Estaba sumergido en mis pensamientos cuando apareció Sara, cada vez que la veía la soportaba menos, tenía aspecto de macarra, toda llena de pinchos y vestida con ropa negra, además llevaba los ojos pintados de negro también de una forma un tanto exagerada, al igual que sus labios, lo que en conjunto le daba un aspecto un poco raro para los cuarenta y pico años que yo le echaba.
-Veo que ya estas despierto eso nos ahorrara tiempo, comete tu "desayuno" rápido, porque el jefe quiere verte-Nada más decirlo se alejó y pude ver porque había pronunciado la palabra desayuno con tanta ironía, esta vez se trataba de un trozo de pan, así que en realidad no tardé mucho, y a los dos minutos, uno de los hombre vestidos de negro apareció para llevarme a una parte de la cantera que parecía un poco más habitable y me obligaron a sentarme en una silla y a esperar.
No recuerdo cuanto tiempo estuve esperando, pero al final aquel hombre regreso y me dijo que durante la conversación con el jefe debía de llevar una venda que el mismo me ató con fuerza y con la que obviamente no podía ver nada.
-Hola-Dijo una voz.
-Hola-Respondí con miedo.
-Soy el jefe, el responsable de que estés aquí, aunque claro tu no sabes cual es el motivo de tu secuestro-Terminó la frase con una risa igual que la de los hombre de negro,afilada.
-No, no lo sé, aunque creo que ya que estoy aquí y tal deberían de decírmelo por lo menos-Como no veía con quien hablaba de mi boca salían palabras que sin la venda me habría sentido demasiado intimidado para decir.
-Valla, pero si no eres una mosquita muerta después de todo, entiendo que quieras la información, y como soy bueno te lo voy a resumir.
Lo sabemos todo sobre ti Lucas, llevamos observando tus movimientos desde hace meses, sabemos quienes son tus padres, quien es tu hermano, lo que haces cada día, y obviamente sabíamos que el viernes tenías una cita con esa chica guapa, como se llamaba ahh así Alicia-Su nombre en boca de ese hombre sonaba repugnante y me empezaba a cabrear.
-Puede ir al grano, tengo muchas piedras que cargar-Dije sarcástico.
-¿Y si ahora no me apetece continuar?
Parte de Alicia
Habían pasado tres días, días horribles en los que me despertaba gritando, sabía donde estaba Lucas, la policía lo sabía, todos lo sabían, y hasta seguramente el lo supiera.
Pero no podíamos hacer nada, ¿El motivo? Simple, el lugar seguía estando a punto de caer y el mínimo golpe brusco como podía ser que la policía intentara sacarlo de allí, sabiendo como sabían de que aquello estaba lleno de hombres que obedecían las ordenes del "jefe",  pues se podía producir una terrible masacre, así que mientras yo gritaba, ellos ideaban un plan, o eso decían....
Parte de Lucas
Sabía que me estaba empezando a poner rojo de la rabia así que intente tranquilizarme  pero que nombrará a Alicia, a la genial Alicia, me estaba cabreando demasiado.
-Voy a seguir para que veas que soy bueno jaja, tu no eres el problema Lucas, no has hecho nada ni tampoco tu familia, eres el gancho de este asunto, el cebo, hay mucha gente que te quiere y esta dispuesta a sacarte de aquí, y si cumplen nuestras condiciones no hay problema, pero nadie las quiere cumplir, así que igual no te quieren tanto Lucas, igual no te quieren tanto.
Aquello fue la gota que colmó el vaso y empecé a gritarle a ese repugnante hombre con la esperanza de que me sacaran de allí, pero no tuve tanta suerte, se estaban riendo de mi y algún día lo pagaría caro, todos ellos.
-Oh vamos querido no te enfades, ya sabes el dicho, el que se pica ajos come.
Pedimos dinero a cambio de dejarte marchar, tu familia está dispuesta a pagar, pero no queremos que lo hagan ellos.
-¿Y quien lo tiene que hacer? ¿Mis amigos? El dinero sigue siendo dinero, da igual que se lo entregue-Respondí cansado.
-Querido Lucas llevas razón, pero tu caso es especial, el dinero nos lo tiene que entregar Alicia, porque yo soy su padre.

Y me despido con un vídeo de una canción que escuché ayer en la radio y no me puedo quietar de la cabeza desde entonces, nos vemos en el capítulo 14 ;)