martes, 3 de junio de 2014

Capítulo 34: Recuerdos

¿Hola? ¿Hay alguien? Si, soy yo, después de haber desaparecido (otra vez), podría contaros mis múltiples inconvenientes para publicar, pero hoy no lo voy a hacer porque estoy muy cansada.
Lo curioso es que cuanto más tengo que estudiar más me sale la vena creativa por lo que aquí está el capítulo 34. Iba a ser mucho más largo, pero decidí publicar lo que tenía porque llevaba mucho sin hacerlo. Bueno aquí lo dejo y como siempre espero que os guste y que comentéis :)
P.D: no soy muy fan de eso de poner trazos de canciones al empezar un capitulo, pero este me encanta y no me pude resistir ^^


“I’m in the foreign state, my thoughts, they slip away, my words are leaving me,
they caught an airplane, because I thougt of you, just from the thought of you”

Wings, Birdy

4 años después


La estación de tren siempre había tenido algo, puede que fueran los frescos de las paredes occidentales o el aire de otra época que inspiraba, no lo sé. Después de un mes en Europa apreciaba aún más los detalles de aquel antiguo mercado que ahora tenía un uso muy distinto.

A pesar de todo la cuidad me seguía pareciendo nueva, cuatro años en ella no eran suficientes para que me sintiera parte de ella por completo. Con mis veintiún años era un proyecto de química -quien lo hubiera dicho en el instituto- y tras mucho insistir mis amigos me habían convencido para ir de viaje por diversos lugares de Europa.

Me encontraba mirando el panel que marcaba el tiempo para la llegada del próximo autobús pensando solamente en las ganas que tenía de llegar a casa y dormir en mi cama. Alguien me golpeó en el hombro y nada más girarme una imagen apareció en mi mente, un hombre sosteniendo una pistola y apuntándome. Instintivamente empecé a retroceder sin entender que era lo que me acababa de pasar. Agarré las maletas y caminé insegura hacia el autobús que se acercaba sin dejar de pensar en la imagen, especialmente en la cara aterrada que tenía aquella versión de mi.

Tenía que ser cosa del cansancio, o el recuerdo de alguna pesadilla, no existía otra explicación. Intentaba convencerme de ello, pero sabía que no era cierto, sabía que había otra, la posibilidad de que tuviera algo que ver con las “lagunas” que tenía sobre el verano de hace cuatro años, ¿podía haber pasado eso de verdad? Tampoco tendría sentido, ¿por qué iba alguien a apuntarme con una pistola? Un escalofrío recorrió mi columna vertebral, sabía que se me escapaba algo, podía sentirlo en mi interior, como si estuviera luchando por salir. Pero no lo hizo.

Lo que en mi mente iba a ser un reencuentro fantástico con mi cama en realidad se convirtió en una noche de insomnio mirando al techo mientras pensamientos de pistolas rondaban mi cansado cerebro que solo quería olvidar el jet-lag y dormir. Las primeras luces del día salieron cuando el cansancio ganaba la batalla y en ese preciso momento otra imagen me asaltó, en ella mi versión joven estaba pegando a otra chica que no reconocía.

Eso fue suficiente para que el miedo se instalara en mi interior, seguía sin saber si algo de eso había ocurrido, pero algo parecido a  un presentimiento me decía que si. Sin saber a donde ir dejé que mis piernas se movieran por las calles llenas de niebla matinal, hasta que levanté la vista y observé el imponente edificio azulado de la estación de tren.

Las ocho de la mañana no era la hora en la que esperaba encontrarla concurrida, sin embargo algunas personas hacían cola para sacar billetes o para esperar su tren. Seguí caminado despacio para poder mirar con cuidado los dibujos del techo.

 -Sabía que volverías aquí-una voz masculina me sacó de mi embelesamiento y me giré con cuidado preparada para correr si era necesario.

 -¿Quién eres?-pregunté alejándome un poco.

 -Nunca quise creer en eso de que te habías olvidado de todo aquel tiempo, pero veo que es cierto.

 -No has respondido a mi pregunta- dije frustrada.

 -Soy Pedro, el mejor amigo de tu antiguo novio- contestó con calma.

-¿Antiguo novio? Esa si que es buena, no pienso aguantar bromas de un pirado -respondí saliendo de allí

 -¡Espera!- dijo agarrándome de un brazo- ¿Estás teniendo flashbacks? Claro que si, que harías en este sitio a estas horas si no. Puedo ayudarte a recordar, pero debes creerme.

-No tengo ningún motivo que me haga pensar que dices la verdad, más bien pienso que eres un chiflado o que esto es una cámara oculta- repliqué sarcástica.

-Te salvé la vida- eso fue como si un jarro de agua fría me cayese por encima y sirvió para que otra imagen saliera de subconsciente, en ella mi versión joven y un chico espiaban a unos hombres, o se escondían, la cara del chico dejó de estar borrosa y fue cuando supe que alguien tenía mucho que explicarme.

En un punto de inflexión entre querer gritar y casi caerme al suelo cogió mi mano y me sacó de la estación mientras mi shock y yo seguíamos juntos sin terminar de volver por completo a la realidad.

-Te recuerdo- dije minutos después, no sé que hiciste ni porque pero te recuerdo.

-¿En serio? Bien, no sé si estás lista para saber todo lo que pasó en aquellos meses porque realmente fue una locura, pero hay alguien que lleva estos cuatro años intentando saber donde estás y le debo decírselo.

-¿Quién es? –pregunté intrigada.


-Javier- intenté que el nombre me dijese algo, que apareciera alguna imagen aunque esta vez no pasó nada. Me subí en el coche con Pedro en busca de los recuerdos que de alguna forma habían desaparecido, en busca de la verdad que alguien me había arrebatado sin pedir permiso y que contra todo pronostico estaba completamente dispuesta a recuperar.

2 comentarios:

  1. Hoola, quería decirte que te he nominado a unos premios en mi blog.
    ¡PÁSATE!
    http://desperateknifeclove.blogspot.com.es/2014/06/premios-premios-y-mas-premios.html
    Besoos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Gracias!!! Me pasaré hoy o mañana y haré la entrada, y perdón por contestar con tanto retraso pero tuve exámenes hasta hace unos dçias.
      Besos ;)

      Eliminar

Vuestros comentarios me ayudaran a mejorar, y me animaran a publicar cuando no me apetezca o este triste, vuestra opinión me importa mucho :)
Eso si siempre comentando con respeto y sin insultos.